No más pompones y platillos: consejos para desarrollar una comunicación interna estratégica

Actualmente, los profesionales de recursos humanos y comunicaciones internas enfrentan grandes retos para alinear a los colaboradores con la organización.

Una vez, un cliente desmotivado me contó que, para lograr la participación de los colaboradores en la evaluación de desempeño, llamó a cada persona por teléfono para recordarles el compromiso o se aparecía inesperadamente en sus oficinas y ellos al verle escondían su mirada en el computador, contestándole con evasivas.

Por supuesto entiendo su frustración, porque además de proyectar una imagen equivocada de su cargo en la empresa, estaba desperdiciando parte de su tiempo en “corretear personas” y no enfocándose en sus objetivos estratégicos.

Diariamente, en estas áreas nacen nuevas tácticas para lograr la participación genuina del trabajador, siempre abordando con incertidumbre la pregunta ¿Cómo voy a hacer para que las personas me respondan sin tener que recurrir a pompones y platillos?

Para que tus estrategias de comunicación interna lleguen a un buen puerto les comparto los siguientes consejos.

  • Ponte los objetivos claros

Nunca propongas una pieza de comunicación interna sin antes saber qué quieres lograr con tu público objetivo. Pueda que imagines una idea súper divertida, bonita o la hayas visto en otra organización, pero lo que te gusta a ti no necesariamente es lo que necesita tu colaborador. Haz que las ideas sean funcionales.

  • Consulta con alguien externo

La experiencia de un profesional externo a la organización siempre te va a brindar nuevas alternativas o te va a ayudar a innovar lo que tienes en mente, por la sencilla razón que no está insertado en la rutina. De esta forma, te estás asegurando de invertir y mostrar resultados. 

  • Evalúa el tiempo

Todas las ideas tienen un tiempo de desarrollo. Siempre queremos todo para “antes de ayer” y dependiendo del objetivo que queremos lograr, si es estratégico para la gerencia, debemos dejar un espacio para su planificación. Ésta es la única forma de minimizar riesgos y realizar acciones correctivas en el momento preciso. Tener listo un plan B.

  • Busca opiniones

Entrevista al público al que te vas dirigir, conoce sus inquietudes y preferencias de comunicación, de esta forma tendrás un 90% de seguridad de que tu estrategia llegará a un buen puerto.

  • Escoge el mejor medio

Una vez conozcas al grupo objetivo, piensa en el medio más cercano y accesible para ellos. Por ejemplo, no siempre el personal operativo cuenta con un computador para recibir el mensaje o acción comunicación interna.

  • Salte del molde

Los correos electrónicos están saturados y en la mayoría de las organizaciones los canales internos tradicionales de comunicación se han vuelto parte del paisaje. Busca nuevos medios que llamen la atención del trabajador, irrumpe su rutina y lo más importante: invítalos a interactuar.

  • Pregúntate si deseas informar o comunicar

Si bien muchas personas piensan que comunicar o informar son sinónimos, no lo son. Cuando informamos no necesariamente debemos esperar una respuesta por parte del receptor, simplemente estamos enviando un correo electrónico con información de interés para todos los trabajadores.

Solo comunicamos cuando establecemos un diálogo con el público objetivo. Entonces, debemos preguntarle al objetivo inicial ¿Lo que necesito es abrir espacios de participación donde el trabajador aporte ideas, inquietudes u opiniones? Si la respuesta es sí. Escoge medios de comunicación interna que te permitan crear espacios de interacción de forma eficiente y efectiva.

Conclusión:

Más allá de videos, correos electrónicos o afiches, debemos crear una estrategia de comunicación interna capaz de fomentar la participación del cliente interno, donde se haga una planeación de publicaciones, una escogencia premeditada de los medios a utilizar y exista un conocimiento profundo de las preferencias de su público objetivo.

De esta forma, aumentará el interés del colaborador por las actividades de la empresa y podrás demostrar que tu área es una ficha fundamental para potencializar el crecimiento y la rentabilidad del negocio.

compártelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *