Si convencí a mis padres porqué no a mi jefe

La desmotivación de muchos profesionales radica en que sus jefes no apoyan sus proyectos. Sobre todo, cuando se trata de resolver problemas “intangibles” que no tienen “cómo demostrar su impacto a través de cifras”. Se los voy a explicar mejor. Una vez, un cliente en medio de una conversación me dijo: “en la empresa se tiene la falsa idea de que el área de recursos humanos o de comunicaciones es principalmente de soporte y no una ficha fundamental para potencializar la productividad. Debemos luchar día a día para demostrar que somos un área estratégica y con una alta funcionalidad para aumentar la rentabilidad del negocio”. Y yo estoy totalmente de acuerdo.

Lo cierto es que esta visión empresarial está cambiando porque las exigencias del mercado han provocado que las empresas focalicen cada vez más su atención en el recurso más valioso: sus buenos trabajadores. Pero mientras tanto debemos seguir luchando contra el NO.

Cuando estamos en momentos de desaliento todas las buenas ideas se van frustrando en esa cortina de negatividad. Y comienza el ciclo vicioso, porque la mayoría de las veces somos nosotros mismos quienes nos cerramos a nuevas alternativas ¡No creo que le interese! ¡No tenemos presupuesto! ¡No pienso que le guste la idea! ¿Complicado No?

Si pudimos convencer a nuestros padres que nos dejaran ir de parranda y tuvimos la osadía de llevarle a un amigo como una práctica auténtica de persuasión ¿Cómo vamos a dejar a un lado esas tácticas de negociación? Sabíamos qué decirles, a qué amigos mencionar en la conversación para generar confianza e incluso montábamos a un par de padres de familia al paseo para buscar ese tan anhelado sí.

Lo que necesitas hacer es organizar bien tus proyectos, buscar diferentes alternativas, asegurarte de tener preparada la respuesta correcta para las posibles objeciones y tener el apoyo de profesionales clave dentro de la empresa.

5 clave para presentar con éxito un proyecto

Reústrong líderes clave

Identifica los líderes que resultarían beneficiados con tu proyecto, aquellos más dispuestos y abiertos a la innovación. Cuéntales qué tienes en mente e involúcralos dentro del proceso. Pídeles su opinión.

Define indicadores

Junto con el área beneficiada, incluso pueden ser varias, define indicadores para tener cómo demostrar el impacto del proyecto dentro de la organización. El trabajo en equipo siempre será más productivo.

No dejes morir la pasión

Solo si te encuentras convencida de los beneficios de tu proyecto, podrás vendérselo a otras personas. Proyecta esa pasión cuando expongas tus ideas, no la dejes morir si al inicio no te copian. Es normal. Hay personas que necesitan analizar la información.

Céntrate en los beneficios

Habla en términos de beneficios. Con datos, cifras, plan de trabajo y todo aquello que le brinde credibilidad a tu proyecto. Busca apoyo en el profesional idóneo para esto. Transforma las acciones del proyecto en cifras y demuestra cómo el impacto del proyecto produce ahorro, ganancias y cambios positivos en el PyG. Muestra los resultados a corto, mediano y largo plazo.

Comparte costos

Si tu proyecto coincide con el cumplimiento de objetivos estratégicos de otras áreas, invítalos a participar y comparte presupuesto. Recuerda que las  diferentes áreas en las organizaciones son como las piezas de una máquina, todas deben trabajar unidas. Así que seguramente tu proyecto impactará transversalmente a la organización.

Contrata a un buen proveedor

El compromiso amerita contratar un proveedor de confianza. Tu capacidad profesional es lo que está en juego así que no te vayas por el más económico sino por el que te garantice resultados.

Buen ánimo

Si amaneces con el pie izquierdo y tienes la presentación del proyecto justo ese día. Cancela la reunión. El convencimiento se proyecta, se siente y si no estás 100% concentrada es mejor no perder todo el esfuerzo anterior.

Esto no es tema mío

Mientras realices la exposición de tu proyecto explícale a tu jefe cuáles son esos tiempos clave en los que se requiere su participación. Argumenta porque es importante y cuál sería los beneficio si él también se empodera del proyecto. Quítate la percepción de que es intocable, vuélvelo tu aliado.

Antes de presentar el proyecto a tu jefe, asegúrate que es una buena alternativa para la organización y siente seguridad. Visualízate en la empresa que quieres; trabajadores motivados, empoderados, entrenados, apasionados por su trabajo y, por lo tanto, mayor productividad, más ventas, más reconocimiento, entre infinidad de beneficios.

Proyéctate y lograrás con ese anhelado sí, nuevos logros profesionales ¡No te rindas!

compártelo: